Energía solar: una estafa renovable

Published on noviembre 3, 2017

La luz del sol es nuestra principal fuente de energía Es la que mueve el aire que utilizamos en los molinos de viento, es la que evapora el agua que acaba en nuestros pantanos y también la que hizo crecer los bosques de helechos de hace 300 millones de años y que hoy utilizamos como combustibles fósiles

Siempre hemos utilizado al sol y cuantas más formas encontremos para aprovechar su energía mejor nos irá en el futuro Hoy disponemos de dos formas para transformar directamente la luz solar en electricidad Una de estas dos tecnologías se está utilizando, en mi opinión, de manera fraudulenta Por una parte tenemos la energía solar concentrada, que consiste en reflejar la luz del sol mediante espejos para calentar un fluido de trabajo y utilizar el calor de ese fluido para mover una turbina A una escala mucho más pequeña también se utiliza la energía solar concentrada en los tejados de algunas viviendas para precalentar el agua sanitaria

Por otra parte tenemos las placas fotovoltaicas que se sirven del efecto fotoeléctrico descubierto a principios del siglo XX por Albert Einstein Gracias a las propiedades semiconductoras de elementos como el silicio, que es uno de los más abundantes en la corteza terrestre, las placas fotovoltaicas producen electricidad sin necesidad de combustibles y sin contaminar su entrono; pero entonces ¿Donde está el engaño?¿Qué es lo que nadie dice? Esto es una huerta solar

Se parece a una huerta tradicional pero sustituyendo los vegetales por placas fotovoltaicas En los últimos años, en España, nos hemos acostumbrado a ver huertas solares desde las carreteras Y también nos hemos acostumbrado a verlas desaparecer Vamos a empezar analizando los 5 puntos más relevantes, a favor y en contra, de la energía fotovoltaica Ventajas: No necesita combustible

El combustible constituye una parte muy importante del coste de la energía eléctrica Al no necesitar comprar combustibles fósiles se reduce muchísimo el coste de producción Además hay que tener en cuenta que los combustibles fósiles salen del interior de las minas, lo cual supone un importante deterioro del medio ambiente Independencia económica Yo me lo guiso; yo me lo como

Esto está relacionado con el punto anterior Al no necesitar comprar combustibles en el extranjero el precio final del kilowatio-hora no depende de relaciones internacionales Este es el verdadero motivo por el que los gobiernos del primer mundo apuestan por la renovables: aunque de cara a los medios de comunicación digan otra cosa Produce en las horas centrales del día La energía eléctrica no se puede almacenar; esto provoca que en cada instante de tiempo haya que producir exactamente la misma cantidad de energía que se consume; y provoca también que la energía sea más valiosa en las horas centrales del día, que es cuando la demanda es mucho mayor

La energía solar se produce, precisamente, en las horas en las que es más necesaria No contamina Al margen de la contaminación necesaria para fabricar las placas, que también hay que tenerla en cuenta; Las placas fotovoltaicas no contaminan durante su vida útil Esto tiene dos ventajas diferentes que hay conocer La primera es que no contamina: dicho así, tal cual

No emite dióxido de carbono, ni metano, ni sales de azufre, ni metales pesados, ni nada; y esto es tan bueno que se ha vuelto malo ya que está sirviendo para justificar cosas injustificables La segunda ventaja de que no contamine es que se pueden colorar en el mismo lugar de consumo, al contrario que pasa con las centrales contaminantes que hay que alejar todo lo posible de los núcleos urbanos Transporte y distribución Al producir la electricidad en puntos alejados de los lugares de consumo se pierde una parte importante de la energía producida Podemos estar hablando del 20% o incluso más; todas estar pérdidas desaparecen si producimos a escasos metros del lugar final de consumo

Cosa posible con las placas fotovoltaicas porque no contaminan Además, produciendo de este modo se alivian las líneas de transporte y distribución Inconvenientes: Fabricación La fabricación de placas fotovoltaicas es un proceso muy complicado y por tanto caro y contaminante Esto es así, en parte, debido a lo complicado que es conseguir los monocristales de silicio dopado; ya que una vez fundido, hay que conseguir solidificarlos de manera muy suave y controlada

Afortunadamente, estos costes se están reduciendo mucho Rendimiento De toda la energía radiante que llega a una placa fotovoltaica solo una fracción termina transformada en electricidad En un laboratorio se puede superar el 40%, pero en condiciones reales de uso es difícil llegar al 20% También hay que tener en cuenta que el rendimiento suele empeorar cuando la placa se calienta

Mantenimiento Para que una placa fotovoltaica funcione correctamente es necesario que esté muy limpia Esto es así porque las obleas semiconductoras que la forman están conectadas entre sí formando una matriz, de tal modo que si una sola célula está sucia, todas las células funcionarán por debajo de sus valores nominales, bajando mucho el rendimiento de toda la placa Impredecible Al igual que el resto de fuentes de energías renovables la fotovoltaica depende de las condiciones climatológicas, así que no podemos prever en que momentos, o en qué días, será insuficiente para cubrir nuestras necesidades

No se puede almacenar La energía eléctrica no se puede almacenar en cantidades grandes Con los combustibles fósiles podemos garantizar el fluido eléctrico en todo momento porque sí podemos almacenar esos combustibles Esto no sucede con la energía solar y por este motivo siempre tendrá que funcionar apoyada en otras fuentes de energía Ahora que conocemos los puntos fuertes y débiles de las placas solares ya podemos entender como debemos usar las placas fotovoltaicas y, sobre todo, como no debemos usarlas

A continuación las cuatro aplicaciones principales de las placas fotovoltaicas Tres de ellas tienen sentido y justifican toda la inversión realizada: Una de ellas , en mi opinión, no Lugares de remoto acceso A menudo necesitamos electricidad en lugares muy alejados de las redes de distribución de energía eléctrica Un ejemplo típico pude ser una cabaña de guardabosques perdida en lo alto de un monte

En estos casos una placa fotovoltaica es la mejor opción, aunque tiene el inconveniente de necesitar un sistema de baterías para almacenar la energía, cosa que por el momento, sigue siendo complicado y caro Balizamiento y otras aplicaciones pequeñas Resulta muy práctico disponer de una bombilla alimentada por una batería que se carga durante el día gracias a una pequeña placa fotovoltaica Una aplicación usual que seguro todos hemos visto alguna vez consiste en iluminar señales de peligro en carreteras secundarias Conectada a la red en el lugar de consumo

Esta es la aplicación que ha justificado toda la inversión fotovoltaica Gracias a la simplicidad de su funcionamiento y a que no contamina se puede producir con placas fotovoltaicas en el mismo lugar de consumo, evitando el transporte y distribución de la energía, con todos los costes que eso conlleva Además, al estar conectada a la red, se puede vender los excedentes de producción, que acabarán siendo consumidos por los vecinos del productor, y se puede comprar energía a la red eléctrica en los momentos de necesidad Potenciando todos los beneficios de esta tecnología y reduciendo muchos de sus inconvenientes Lamentablemente, esta es la aplicación que el actual gobierno Español desincentiva mediante el llamado: impuesto al sol

Huertas solares En la primera década del siglo XXI la tecnología fotovoltaica se encontraba en la última fase de desarrollo, que consiste en su implementación práctica Pero faltaba un dato esencial para que los gobiernos y las empresas se interesaran por esta tecnología: no se sabía el número real de años que puede funcionar una placa fotovoltaica antes de empezar fallar Las instalaciones fotovoltaicas eran muy caras y para saber si la inversión merecía o no la pena era imprescindible saber con exactitud la vida útil de esas instalaciones ¿Cómo saberlo si nunca se habían probado? Por los estudios previos ya se intuía que podían sobrepasar sin problemas los doce años de vida útil, pero

¿cuantos años exactamente? La única manera de saberlo era ponerlas a funcionar en condiciones reales: a la intemperie Como había muchos modelos distintos de muchos fabricantes distintos, lo lógico era ponerlas todas juntas para que, al estar soportando todas las mismas condiciones climatológicas, se pudieran comparar las diferentes configuraciones y descubrir así qué componentes dan mejor resultado a largo plazo Así nacieron las huertas solares

Las huertas solares no son para producir electricidad, son para comparar los diferentes tipos de placas fotovoltaicas Por supuesto que toda la energía producida en huertas solares se vierte a la red, seria absurdo no hacerlo El problema era que, al igual que ahora, las huertas solares eran demasiado caras El gobierno Español de entonces tuvo una idea Quería que la inversión se realizara conjuntamente con dinero público y privado porque, según dijeron, así sería más barato que si se hacía íntegramente con dinero público

La solución fue subvencionar el kilovatio-hora producido con placas fotovoltaicas Cada vez que un productor de energía fotovoltaica vendiera energía a la red, el gobierno añadiría dinero público a esa venta, para que la inversión fuera rentable Parece una buena idea ¿No es así? Pero Recapitulemos un momento El problema no era que las placas fotovoltaicas produjeran poca energía, si fuera así nunca se hubiera invertido en esa tecnología Las placas fotovoltaicas sí producen suficiente energía El problema era que la fabricación de esas placas era muy cara y por eso la inversión no era rentable ¿Por qué no subvencionaron la fabricación, que es donde estaba el problema? No, añadieron dinero al precio final de la energía producida

Cogemos un bien necesario que tiene un valor económico y, desde fuera, le añadimos dinero para dotarle artificialmente de un valor mayor Eso tiene un nombre y ese nombre es especular Y lo que es más grave, especular con dinero público En los siguientes años los campos de España se llenaron de huertas solares porque las subvenciones eran tan altas que se habían convertido en una inversión mucho más rentable que cualquier otra Muchos empresarios, muchos inversores y también muchos ahorradores se subieron al carro fotovoltaico, la mayoría de ellos pensando, equivocadamente, que estaban haciendo algo bueno para ellos, bueno para el país y bueno para el planeta, cuando lo que verdaderamente hacían era alimentar una burbuja especulativa

Todas estas huertas solares que brotaron como setas no eran como las primeras, en la que coexistían varias tecnologías diferentes que se estaban comparando Todas las placas que se montaban en estas huertas eran clones idénticos, demostrando que solo estaban ahí para cosechar las subvenciones públicas Si se hubiera subvencionado la fabricación de las propias placas, que era lo lógico, se hubiera podido ir reduciendo las subvenciones según bajaban los costes de fabricación, pero al subvencionarse la producción no se pude reducir las subvenciones sin que los inversores iniciales sean perjudicados Tras estallar la crisis económica los diferentes gobiernos redujeron y finalmente anularon las subvenciones a la energía fotovoltaica y los inversores descubrieron, de un día para otro, que sus inversiones ya no valían lo que ellos habían pagado Incluso muchos ahorradores se encontraron con que sus ahorros estaban congelados en unas placas fotovoltaicas que ya no podían vender porque no había compradores

Ahora el gobierno Español a sido condenado a una multa millonaria por vulnerar una norma internacional al eliminar esas subvenciones y se prepara para un aluvión de demandas judiciales que, nuevamente, pagaremos con dinero público y a la que, para mayor autoflagelación, no podrán sumarse los perjudicados Españoles por tratarse de una norma internacional, solo los inversores extranjeros Este es el proceso que se está empezando a reproducir en otras países: Llamativo es el caso de Chile Lo más doloroso es que durante todo este tiempo en el que se proyectaban más y más huertas solares, nadie parecía preocupado por que las placas solares no sean para eso, porque las huertas solares no son para producir energía sino para investigar sobre su funcionamiento Los criterios tecnológicos cayeron en el olvido solo porque había dinero Incluso los que eran conscientes de que estaban contribuyendo a una burbuja especulativa hecha con dinero público olvidaron convenientemente todo lo que sabían sobre producción transporte y distribución de energía eléctrica solo porque había dinero

Y ni siquiera tenían la sensación de estar haciendo nada malo porque había dinero Las placas fotovoltaicas son para colocarlas en el lugar de consumo, cada una donde se va a usar, no todas juntas en una huerta solar

Las placas fotovoltaicas no deben usarse en todas partes, y en mi opinión, tampoco deben ser rentables; aunque eso lo dejo para otro vídeo

Enjoyed this video?
"No Thanks. Please Close This Box!"